Escenario de la nada

El cielo y el suelo negro con una capa de agua,
El silencio y el ruido del charco anunciaban mi movimiento.
Conforme pasaba el tiempo,
Avanzo hasta que entiendo la creación del momento; Las palabras.
Las palabras daban situación a ese intento de universo.

Con eco eterno,
Llamé a quien un día
Mi ego deseaba con el alma:
El tormento.

Apareció con tal calma, que mis dudas pasadas
Calzaban con la desesperanza,
Cuando los latidos cantaban muerte
Y el resto era juego de la mente.

Esta calma, que colmada de amor
Nos hablaba sobre su vida
Y su media naranja.
Su mitad, su complemento,
Corrí el rostro de lamento
Porque lo echa de menos,
Un tal viajero.

Atiné a mirar su corazón,
Pero seguía ahí
Cortado por la mitad,
Rogando por la venida de su frialdad.

– Uno, que es completo
No necesita de frutitas,
Para entregar amor y calma
– dijo mi ego sonriendo.

Cerré los ojos,
En pos de dejar que se vaya.
No esperé más tiempo,
No volveré a invocar a algunos procesos.

Y aquí me hallo,
En medio de la nada.
Inclino mi cabeza
Para confirmar mi entereza.
Deambulo por las aguas
No ando con palabras
Porque éstas quedan preocupadas
Cuando piensan de quien se habla.

FB_IMG_1491245102657

Anuncios

Libreta extraviada

Soñé que encontraba mi libreta,
En la que no hablaba más que de ti,
Pero conocí a una persona ligera,
Sin pies,
Dibujando un cuadro de su reflejo sin pasado.

Volando voy – La escuchaba decir-
Aunque no tenía peros,
Aunque no habían aunque’s,
– Porque corrompe mi forma de escribir –
El libre albedrío sonaba en su esencia,
Su caminar era la de un mantarraya en el agua,
Solo rosando el pavimento,
Tuve que aprender a levitar otra vez para seguir su andar.

Me detengo,
Trazo una línea de despegue,
Corro hacia mi infancia
Y obtengo algunas plumas prestadas,
Como inspiración de las ganas
De correr a la esperanza.
Pero este vicio,
Que lleva tu nombre en mi espalda
Lo suelto y comienza mi vuelo.
Que terrible hermoso vuelo,
Comienzo por volver a visitar a mi entierro.
De un futuro que ya no me interesa ni espero.

Volver a un estado constante de amor,
Pasión, armonía y canción.
Al interactuar con tu corazón,
Extraigo un enigma que intriga
Que con tanta impaciencia
Que ahoga las heridas,
Que ahoga las heridas.

Estando en pleno vuelo,
Reviso los recuerdos
Que en parte tienen relación
Con toda esta cosa mal llamada alejamiento y frialdad.
Observo, solo observo
Un cuadro sin pasado

Estando en pleno vuelo,
Canto estas versiones
Suspiro con fuerzas
Para gritar lo que mi alma canta
Lo que el mundo
En parte de mi vida anda

Como nada vuelve
Alguien que crea mis miedos
De alguna manera
Vuelvo a invocar,
Pero lo expulso de aquí,
Acusando que fue una falsa llamada.
Número equivocado,
Falsa alarma,
Porque ahora viajo en primera persona.

Cómo estás seguro de eso – Repentinamente preguntó –
Solo lo sé – Contesté ágilmente –
Dando la espalda
Y continué mi camino erguido,
Pero cauteloso a los falsos llamados,
Por un período.
Aunque sea por un período,
Para después navegar libremente
En la mente.

Ser humano
Sin etiquetas,
Partidos,
Ilusiones.

IMG_20170605_184926244

Relato de un viaje

¿Qué falta? – Pregunté mirando a la ventana –
Nada – Respondió la Muerte.

¿Quieres ser la fuente de inspiración?
¿De estos escritos?
De proceso de comunicación
Entre la percepción de este cuerpo,
La mirada de tu frente,
El ansío de encender la mañana,
O cerrar la urna,
En donde no hago otra cosa más
Soñar que llega la noche,
Podría encender con llamas
Algunos humos,
Porque no puedo hacer algo mejor.
Que entre plena oscuridad,
Se sirva el brebaje de bienvenida
A la apertura de un ojo inquieto,
A punto de abrir:

Nos regalan un cactus en la falda del cerro, en pleno Valle.
Fatigado de conducir, me estaciono afueras de una casa abandonada, la última visible, era el fin de un camino.

Resentido de las heridas de hace algunos días. Nos disponemos a cocinar el San Pedro, un agua santa. Previo a esto, grité al cielo para alejar a la experiencia de mis ausencias, ¿qué más importaba?, si no nos escuchaba nadie más que el viento.

Durante el proceso, no cabían más preguntas, de las que este cuerpo recuerda. No había comunicación, solo la experiencia de lo peor.

Una vez listo el brebaje, algunos zumbidos se hacían manifestar.
‘Bebe un poco más’ – Oí en mi cabeza –
‘Aun falta’ – Seguía escuchando –

FB_IMG_1491245165557

FB_IMG_1491245133238