Lo importante

¿Cuando le empecé a tomar
Importancia a lo que no importa?
¿Cuando empecé a observar
Lo que es material?

Estoy viciado
En mirar las almas,
introducirme en profundidad
De vuestras esencias

Vivo en lo que importa,
Tanto que me despreocupo
Del habitante poeta,
Un tanto perdonado.

Una noche de estas
Observé una nebulosa
Que irradiaba presencia,
Incapaz de correr la vista,
Intenté alejarme de ella,
– Sin éxito –
Me enseñó el equilibrio,
entre ser y observar

Empezó a ser visible
lo que para el poeta
todo era tan invisible,
¿Por qué el cambio radical?

Anuncios

Respirando de día

Una vez que llegué aquí,
Obviamente desde otro locutor,
Reviso los sucesos actuales,
Los que dejó el hermano de turno.

Dejando en clave a un tal volador,
O era planeador?
– no recuerdo bien -,
Esta visión concuerda
Con lo que había olvidado,
Cómo se enfrenta al abismo,
Planeando,
Esquivando los vientos
Que hacen la resistencia a este cuerpo.
Como un juego entre la distracción
Y el quehacer del presente.

Me lanzo,
Ya ni si quiera el viento nos detiene.
En este abismo horizontal,
Mencionado anteriormente,
Como El Tiempo.

Respuesta a la libreta encontrada

La libreta volvió,
Pensé que había escrito más,
Llegó con escalofríos incluidos,
Volvió con mi alma
Que se había quedado con ella,
Sin embargo, viene una sensación
Despiadada al horror anterior,
La incomodidad se esfumó,
Gracias por aparecer.
Llegó con un puñado de amor,
Llegó con el sentir,
Me preguntó por un extraviado yo,
Uno que me acompañó en la ausencia,
Igual te extrañaré querido mío,
Lo hiciste bien,
Desaparece el esfuerzo,
La intención,
Llega el propósito en forma de expresión literaria,
Un camino clarificado,
Un deseo de la intemperie mental,
Los ecos que eran concurrentes al espacio espacial
Que me preguntaban por tanto vacío.
El color amarillo y verde,
Dije,
Sintiendo,
Me llamo diego.
Diego ausente,
Te extrañaré tanto,
Te felicito.

Resumiendo esta sensación,
No me avergüenzo de pensar,
Ni un poco.

En otras palabras,
Volví a verme en el metro,
En el reflejo de la puerta,
Me pude ver,
Sentir,
Y me encontré encantador.

Libreta encontrada

Ante el espejo quebrado
Me compongo para empezar a pegar el rompecabezas
De los aturdidos aullidos

¡No me conoces! – Exclamó
No me importa – Respondí
No hace falta.

No necesito tu historia, – Continué –
Amarro tus heridas
En una bolsa invisible
La arrojo lejos
Para bailar con tus victorias,
Tus derrotas,
Beso tu alma,
Que consigue vibrar la mía.

Qué importa tu historia,
Cuando nos tenemos aquí,
Ni si quiera importa esta locura,
Que engendra verdades
Y raíces de la espera
De encontrar mi libreta,
Hasta que nos enfrentamos
A la vista simple,
El primer contacto,
El primer beso,
Salir planeando un largo vuelo,

Y si,
Te quiero.