Navegando al inconsciente

Estaba el familiar
Que debía proteger y cuidar,
Donde se halla el amor genuino.

Estaban las discusiones
Con las bases de mi ego,
Que finalmente
Se encargaron de enseñarme que respiro aquí.

Estaban las discusiones sobre las Irresponsabilidades pasadas,
Un juicio que me recuerda al karma
Hasta poder soltar.
Un sueño se manifiesta
En un constante auxilio de no-ayuda.

/El inconsciente me habla del despojo
Y los caminos que estaban por venir/

La despedida:

Escribo una carta al protector,
Al frágil poeta con miedo inalterable,
El que crea las balas invisibles
Y el que las recibe.

Medicina, retorno al amor:

Una parte de mi se ha muerto,
O se ha quedado dormida
Hasta volver a aparecer
Para escudarnos de unos efectos
Que aun no entiendo bien.

Al menos lo he conseguido,
He logrado dejar de protegerme,
Podemos irnos a pensar con honor,
Disfrutarme en la ausencia
Mientras escribo esto,
Sin la sinergia tediosa
De miles pensamientos a la vez,
He logrado que sea útil.
Pero cuando vuelvo aquí,
Es otra cosa,
Es la mezcla del silencio en las palabras
Con el amor a los recuerdos,
Sumando el acceso ágil a la memoria,
Da el resultado al amor por todo,
Esconde cualquier ilusión etérea.

Con esta medicina,
Pude objetar el Yo,
Fundiéndome entre el todo y la nada.
Ha vuelto mi ser.

Anuncios

Revelación

Abro una cortina
Para ver la luz entrar
– Y la oscuridad marchar -,
Esta regresa a su lugar
Una vez que mi brazo
La deja de forzar.

Repleto de escombros,
Amanezco dormido enfrente todos
Los que un día volaron en mis sueños,
La incandescente promesa de volver
A recordar los encantos
En sus visitas del inconsciente,
Me revelan que aun existen
Y navegan en una célula del cerebro,
Aunque te haya evaporado de mis yoes.

Una triste revelación,
Dejó en silencio
A un tumulto de pensamientos idóneos,
Dispuestos a volar y crear.

Una triste revelación,
De corrientes de la mente,
Provocan modificar la realidad,
El ambiente, toda molécula a mí alrededor.

Soy Dios,
Sin serlo.
Soy Dios,
Sin poder soplar
Los escondidos pasajes del último juicio
Que les oí escuchar.
Finalmente con todos los espectros eléctricos
Que me rodean,
Siempre fui yo
– Y es lo que hoy me aqueja -.

Contigo el alma se revela
En la configuración de la mente
Para brotar algunas palabras
Que también me hicieron ser.