Cuando llega

Qué decir,
Planteamos la sincronía
Como mera coincidencia,
Desde el inicio de nuestra conciencia
Para establecer lo que ya está escrito.

Nuestro enjuague del interior,
Es una vasta espiral,
Fractal, como el infinito amor
Que vacila en la mente de la gente

Por qué vacila de esta manera,
Se desplaza y adhiere
En las personas que están listas
Para dejar partir.

– ¿Por qué? –

Por qué aparece de esta manera.
Mostrando instintos de luz,
Apagando el riesgo de perecer
Ante la distraída esencia del hombre
Que se esmera en cortejar.

¿Quién llega primero?
¿El amor?
¿O el desprendimiento?

Anuncios

Vivir en estado de Viaje

Intenté hacer un manual para vivir en estado de viaje,
Cuando aplicas tu ser para poder comunicarte con las coincidencias
Que se manifiestan en ese espacio de la vida,
Entender que esta ilusión de moverte de un lado a otro,
No es más que una repetición que se ha dado desde que tuvimos
Que movernos para conseguir alimento por las estaciones del año.

Vivir en estado de viaje,
Es evitar el goce de salir de la zona de confort
Para poder ser tú mismo.
Quiero ser yo mismo aquí,
En este pavimento que se acostumbra en mi sien.
Evitar caer en la pereza,
Incluso la de cama,
Disfrutar como cual habitación
De una vieja hostal en Roma,
Más grande que mi espalda
Acostumbra a no disfrutar de mi hogar.
Eso es, desprender la sensación
De pertenecer a un lugar,
Ya que es solo una ilusión
De esta sociedad.

El riesgo de tanto pensar

Impaciente miraba el reloj,
Atento a que los segundos pasen
Atento a que los prejuicios se calmen,
Impaciente escribía una lápida

El riesgo de desnudar el alma,
Es que no vuelva,
Dejando el cuerpo vacío e inerte,
Es el riesgo de observarnos tantas veces.

Tanta pregunta existencial
Dejaron que el goce
Se fuese a bailar con sensaciones pasadas,
Ocupando solo espacio en la nada.

Una química que estaba cargada de electricidad,
Hoy, se enfrió con una escarcha de errores,
Hoy, ya no se mueve un átomo,
Solo algunos que ofrecían recordarle
Que había alguien respirando arriba suyo.

Durante el frenesí,
Corrió para jugar
En largos y profundos océanos
Castigándose a si mismo
Por recuerdos que regalan
Fuego a su momento.

Por el momento vivido
Me duelen las manos de escribir,
Por el momento anunciado,
Asesino a la muerte
Que vino llamada
En un llanto de auxilio.

Ya de tanto pensar,
Nos abrigó la noche
Con ojos perdidos
Mirando al cielo.

Me robé la verdad

Quité la verdad a la mentira,
Y me hago el súper humano
Por si un día me olvido de nuevo de mi.
Le quité la verdad a la mentira.

Me la hago propia y me visto de ella,
Me peina y desenreda los tejidos del alma,
Me los entrega en mis manos
Me imagina por mientras la mentira me hace muecas.

Por esta verdad que me acelera,
Porque no he sabido controlar su energía
Que inunda la garganta y descontrola
El rol del corazón.

Hasta poder recibir paz de aquella verdad,
No puedo enfrentarme a la sutil tranquilidad
Porque no he sabido controlar su paz.
No he controlado la sensación de sanación.

Entrar y salir a voluntad propia

A la introspección,
Al más ínfimo miligramo de energía creadora
A la veta de mi ausencia
O potenciar mi presencia.

Al intento de dosificar,
Algunas madrugadas gastadas
Pensadas sin merecer
Utilidad alguna de crecer.

Al motivo de estos escritos,
Que vengan con un mensaje
Que traían agua de un drenaje
De un posible futuro abrigo

Al acto de ver lo que viene,
A la empatía global,
Al sentimiento que te define
A todo movimiento ocular.

Al sentido literario,
Al explotar los cinco limitados sentidos,
Al explorar la temperatura,
Al sentir el del dolor ajeno.

Al darle sentido serio
A lo absurdo de lo que no tiene sentido.
Al fuego que llevamos por dentro,
A lo que encontramos ridículo
Por seguir a la ciencia,
A la hermosa sinestesia,
Al humor excéntrico
A la mezcla de los sentidos,
Al tumor de la sociedad,
Abrazarlo y poder entenderlo
Que también somos parte
De lo que no hablamos.
Y este error de comunicación
Que llevamos dentro,
Que intento erradicar
Al escribir para desmalezar
Tanta falla comunicativa.
Eso sí, abrazo esta iniciativa
Por querer abrirme en paso
A la conexión con quien me lee o escucha
Y así experimentar
– La sinergia de las hormigas -.

¡Fuera la mentira!

Nos dijimos la verdad
Y la luz sucedió,
Al enfocar la lupa,
Vi las diferencias de las masas encefálicas
Que danzan en el intelecto del corazón,
Que a la vez debilitaba a mi raíz.

Con un binóculo hacia el cerebro,
En el instante del resplandor,
La neblina se quita de la vista,
Se desvanece la mirada
Perdida en la nada.
– Me devolvía a la vida –

Antes de tomar una condición
Con la glándula despeinada,
Por la corona se asoma
Una receta de calma:

¿Y si retiro al que se siente débil,
Al que quiere sentir chispas de fósforo,
Al que quiere tocar fondo
Para sentirse como ave fénix,
Al que tiene que estar bien
Siendo consecuente a la energía recibida,
En vez de disfrutar a las compañías?

Revisé mis crónicas

He vuelto a leer mis crónicas,
Y pude entender cuando escapé,
En el registro de mi historia
Yace el momento exacto
De cuanto me traicioné,
Cuando tenía el fuego
A merced del cuerpo
Y lo dejé desvanecer.

No entiendo cómo pude
Dejarme ir de esa manera,
Sabiendo lo difícil
Que es volver a mí,
Sabiendo todo lo que golpea
Cuando no estoy en mí.

Es necesario tropezar
Tantas veces como sea necesario
Volver a mí cuantas veces
Me pierda en el escenario.

Hoy las células de mi neurona,
Se atienden con la fragilidad
De la falda de quien me acompaña,
Quien me fue a buscar de la nada
Y supo divisarnos entre tanta lástima.

Me siento,
Pero aun hay agua que no quiero beber,
Aun hay una fina capa de vidrio en el suelo
Que cuesta desprender.

El robo

Cuando llega el momento exacto
El plano cartesiano
Se estrella con esas cosas que extrañamos,
En la clara Invasión del suceso
En la mañana que simula el hecho.

Lo mejor del visto bueno,
Es que añoraba tantas cosas buenas
Detrás del vuelo,
Al frente del miedo.

Dañaría más fuerte y con excesos
Al autor de los hechos,
Ya que el sol quema los efectos,
Dejando la piel nueva descansar
Alejando el antiguo panfleto.

No hay apuro

Respiro y escribo tranquilo
Cuando miro el escenario
Que sin esfuerzo he creado
Porque he fluido con altibajos

Respiro y me acelero
Hasta poder decir basta,
Porque creo en el flujo
Que sin ganas se ha manifestado

Solo trabajando,
Sin confundirme con
La repetida palabra esfuerzo,
Ha sucedido,
Lo que algunos llaman destino.

Se ha derramado en el continuo
lugar-momento,
Reemplazando el espacio-tiempo,
Puedo manifestar en el llanto
La alegría de los que otros amaron.

Si quiero, puedo transformar
El agua en vino con solo recitarlo,
Si quiero, puedo ir a buscar el miedo
Del que tanto he hablado
Y mostrarlo aquí en frente de ustedes,
Otorgándoles un momento de inseguridad
En mis palabras, en mi caminar,
Puedo eso y mucho más.

Me he alimentado con las evidencias
Que demostraron los ojos de tristeza,
Sí, he jugado con la existencia,
He torcido las palabras de los poetas.