Ley de creación

Ley de atracción

Ley de creación

Somos dioses,
Ha nacido la nueva era,
En donde somos conscientes
Que somos creadores,
Que no estamos separados del universo,
Somos el universo,
Somos parte de un organismo
Consciente de si mismo.
Somos parte del tejido del tiempo.

Con la intensión desprendida del suceso,
El cerebro crea la situación
Con el detalle de la solución,
Dejemos de lado al miedo,
Para no enfrentarnos a futuro
A lo que no queremos.

Anuncios

Existo, luego pienso

Pienso, luego existo

Existo, luego pienso.

Olvidemos las viejas filosofías,
Porque pertenecemos al ahora,
Porque pensar demasiado se ha vuelto aburrido
Y una pérdida de tiempo.
Dejemos de lado el razonamiento
Y demos espacio a las corazonadas,
A la intuición y a las revelaciones.
Ya no le quiero dar cabida a la imaginación,
No quiero mal gastar la energía creadora,
Porque cuando reflexionas sobre el futuro,
En realidad lo creas.

Pensamiento vs Instinto

En el pensamiento participa el juzgar, la suposición de la realidad, se accede a la creación de realidades distintas que no precisamente nos convengan. En el pensamiento participa la idea que tenemos de nosotros mismos, pero somos más que esa idea y posibilidad.

El pensamiento no tiene que ver con el relato interno del instinto, que es filosofar acerca de un punto que puede ser tanto para la resolución lógica de un problema hasta la reflexión del instante ante la observación de energías.

Cuando se intuye, quedan recuerdos de las estelas del movimiento de la conciencia, valga la redundancia, quedan recuerdos del acceso a los recuerdos nuestra conversación interna.

No es necesario pensar, porque en nosotros yace la verdad que se obtiene como contexto en el cerebro, para ser otorgada al corazón y así ser sentida. No es necesario crear, porque la vida sobrevive y elige el conducto correcto desinteresado de las cosas.

Existe la fina capa entre crear la realidad y empatizar con lo que nos rodea. La autoestima elige.